MIÉRCOLES DE CENIZA
Por: Hermana Marisol Porras           Fecha: 2017-03-01           Cargo: Área de Educación Religiosa Escolar     
 
%3Ciframe%20id=%22i_galeria_1%22%20name=%22i_galeria_1%22%20frameborder=%220%22%20style=%22width:560px;%20border:0;%20height:390px;%20overflow:hidden;%22%20scrolling=%22no%22%20%20marginheight=%220%22%20marginwidth=%220%22%20src=%22mostrar_galeria.php?NOMBRE=9_20170314124443&width=560&height=390%22%3E%3C/iframe%3E
 

La cuaresma comienza con el miércoles de ceniza y es un tiempo de oración, penitencia y ayuno. Cuarenta días que la iglesia marca para la conversión del corazón.


La imposición de cenizas es una costumbre que nos recuerda que algún día vamos a morir y que nuestro cuerpo se va a convertir en polvo. Nos enseña que todo lo material que tengamos aquí se acaba. En cambio, todo el bien que tengamos en nuestra alma lo llevamos a la eternidad.


La imposición de la ceniza, es un signo de arrepentimiento, de penitencia, pero sobre todo de conversión.


En la comunidad del Colegio María Inmaculada celebramos de manera muy significativa este acontecimiento. Con anterioridad se había motivado a las estudiantes para que por cursos prepararan dos mascaras; una del tamaño del rostro y otra grande, para que fueran presentadas en esta celebración, junto con un escrito sobre aquello que en grupo necesita trabajar y cambiar en esta cuaresma.


En el momento penitencial, todas las estudiantes del colegio presentaron su compromiso con sus máscaras, que permanecerán en el salón de clases durante el tiempo de la cuaresma.


Fue una celebración llena de signos y muy emotiva. Damos gracias a Dios por permitirnos vivir este espacio de Gracia y Salvación.